Nuestras Publicaciones

« Julio 2019 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        
10 Abril

¿Cómo hacer una buena mezcla de cemento?

Siempre que un proyecto de construcción o remodelación requiere de un material resistente y duradero, la mayoría de constructores y contratistas recurren al cemento. Extremadamente duradero y fácil de usar, incluso bajo el agua, el cemento es el material que refuerza y sostiene los cimientos de cualquier estructura. Si eres un constructor novato te preguntarás cómo preparar bien la mezcla de cemento, pero una vez que hayas leído estos sencillos pasos, comprobarás que el proceso es fácil y pondrás tus manos a la obra.

Determina qué tipo de cemento será el mejor para tu proyecto.
Es importante elegir los materiales ideales para tu trabajo ya que así te asegurarás de que tenga un buen acabo

Consigue los sacos de cemento que necesites:                                                                                                                                                                                                                                        Así como arena fina y grava o piedrín. Necesitarás dos veces más arena y tres veces más grava para realizar una buena mezcla.

Prepara los accesorios:                                                                                                                                                                                                                                                                                     Lo mejor es tener listo todo: una pala, carretilla, etc. No olvides que los utensilios deben ser resistentes porque la mezcla será bastante pesada.

Prepara los materiales secos: cemento, arena y grava
Puedes usar una pala para medir las proporciones, que son 1 parte de cemento, 2 de arena y 3 de grava. Ve echando los materiales juntos en la carretilla. Mezcla muy bien los ingredientes con la pala y asegúrate de que quede bien homogéneo. Aunque vas a seguir moviéndolos, es mucho mejor que la mezcla seca sea uniforme antes de incorporar el agua.

Vierte un poco de agua, como la mitad de un galón, sobre la mezcla seca. Controla la cantidad que vas añadiendo para que la consistencia no se pierda conforme humedeces la mezcla. Si usas un cubo para ir añadiendo agua, es buena idea ponerle una marca para controlar cuánta agua vas incorporando. De esa forma puedes llenar el cubo más rápido con la cantidad que deseas cada vez.

Empieza con 3/4 de la mezcla seca. En la misma carretilla, en otro contenedor, o en el suelo usando una lona, remueve ¾ de la mezcla seca con toda el agua. Esta primera mezcla quedará algo empapada por el exceso de agua, pero así es más fácil de remover. Para mejores resultados hazlo con un rastrillo.

Añade el resto de la mezcla seca al cemento empapado. Ahora será un poco más difícil seguir mezclando, pero verás que con un rastrillo resulta más sencillo. Mezcla todo hasta que el cemento te quede espeso y húmedo pero ya no empapado. Vierte el cemento inmediatamente en el área deseada del proyecto de construcción. Esto ha de hacerse lo antes posible después de la mezcla húmeda. Luego no olvides enjuagar los utensilios lo más pronto posible o el cemento se endurecerá y será más difícil.

Nota: El cemento que contiene demasiada agua es la mitad de resistente que el que se ha preparado apropiadamente. Así que, Lee las recomendaciones del fabricante para añadir la cantidad apropiada de agua.

 

  • Intaco
  • Andec
  • Edesa
  • Eternit
  • Italpisos
  • Sika
  • Unidas
  • IPAC
  • Pelikano